Un bello poema de terror

Episode 309

Ciencia, monstruos, espiritismo, y brujería, todo reunido para enfrentar a las malignas y poderosas fuerzas ocultas en Londres de fines de 1800. La serie tiene un tono oscuro, de terror, está impregnada de lo sobrenatural, es muy realista, psicológica y altamente erótica que se basa en asesinatos horripilantes, experimentos meta humanos, supersticiones, leyendas y maldiciones.

Transmite tanto con sus imágenes como con sus palabras sensaciones de melancolía. Penny Dreadful es como un estado de ánimo donde el miedo a lo diferente cruza en toda la historia.  Esta producción creada por John Logan nos muestra un lado tenebroso del Londres victoriano. Un padre buscando a su hija, Mina, un doctor que quiere descubrir el secreto de la vida eterna, a una medium con sus propios secretos, y un pistolero buscando una razón de vida. En esta historia influye el sexo y mucha sangre, se respira deseo y muerte, es todo más excesivo, más bizarro, emocional,  pasional, más violento, oscuro, y todo unido al compás de la música.   Sus personajes son seres góticos con poderes sobrenaturales, inmortales, con tristes y oscuros pasados, perseguidos y apartados.

Una historia donde el amor en sus distintas manifestaciones es lo que atrapa. El amor a la familia, el amor de los amantes y el amor hacia uno mismo, el más difícil. La lucha entre el bien y el mal es el contexto, como una guerra en la que no hay buenos ni malos sino personajes con claroscuros e intereses opuestos.  MacGuffin,  Dios como personaje ausente que no muestra poder a través de crucifijos y agua bendita.

“Los monstruos somos nosotros pasando por la vida. Hemos sido John Clare (la Criatura) cuando temíamos la soledad porque éramos bichos raros. Hemos sido el apático Dorian Gray que cerraba las puertas a las implicaciones emocionales. Hemos sido Víctor Frankenstein queriendo cambiar aquello que decíamos amar. Hemos sido Ethan Chandler desolado por la culpa. Hemos sido Vanessa Ives escapando de nosotros mismos. Estos monstruos no están construidos como criaturas sedientas de carne y sangre. Tienen corazón y lágrimas.

Hemos sido Brona/Lili en las noches más oscuras: con el alma destrozada por el dolor, alimentándonos de rencor. Dolor que queríamos extirpar quirúrgicamente o con sucedáneos como el alcohol o las drogas. Dolor que aceptábamos a regañadientes primero y con abulia más tarde. Finalmente creímos: «Yo soy yo con mis cicatrices», como Brona desafiando al Dr. Frankenstein.”

                                                                                                       POR JAVIER MELENDEZ MARTIN

 Concretamente el último episodio habla sobre el amor y la muerte. Donde a veces, amar significa dejar ir al ser amado, ya sea Vanessa Ives o el hijo del monstruo de Frankenstein.

Dejar ir.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s