“Mucho ayuda el que no estorba”

¿Cómo se vive hoy la libertad de expresión en Argentina?

Como todos sabemos, esta libertad de expresión de la que tanto hablamos, no solo es clave para el desarrollo, la dignidad y la realización de cada persona, a nivel nacional, la libertad de expresión es necesaria para que exista un buen gobierno y consecuentemente para el progreso económico y social pero no hay nada más perjudicial para ella que la intromisión del Estado. Después de la complicada elección presidencial de 2015, en Argentina comenzó una especie de revancha política muy desafortunada que culminó con una reforma electoral en perjuicio de todos: los propios partidos, la clase política y sobre todo, la ciudadanía en general. No hay peor para la prosperidad y el desarrollo económico ni para la democracia, que la ausencia de libertad.  Argentina tuvo un comienzo de año que no ha sido positivo para la libertad de expresión y para la cantidad de voces en el país. A tan sólo 12 días de haber comenzado su mandato, el presidente de Mauricio Macri decidió anular por decreto la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que se oponía a la concentración mediática y promovía los medios de comunicación cooperativos y federales. Seis meses después de esta abrupta decisión, aún no se conocen avances.

Otro de los graves problemas que enfrentaron este año los trabajadores de prensa, fueron los despidos y el cierre de medios de comunicación. Según la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN), 2.500 periodistas perdieron su trabajo en el último semestre. Hubo dos gravísimos casos en los que los empresarios abandonaron a sus trabajadores y estos tampoco consiguieron una defensa del Estado: Uno fue Tiempo Argentino (cuyos trabajadores, luego de varios meses de no cobrar su sueldo, lograron sacar el diario adelante formando la cooperativa “Por más tiempo”) y el otro Radio América, donde los periodistas hace 6 meses no cobran sus sueldos y aún esperan una respuesta por parte del Estado. Ambos medios pertenecían al Grupo Veintitrés, de los empresarios Garfunkel y Spolszki. Otros de los casos fue el despido del periodista Uruguayo, Victor Hugo Morales de Radio continetal.

“Siento que esta es una verdadera miseria que le toca vivir al periodismo de la República Argentina”, dijo Víctor Hugo tras lo cual agradeció a la audiencia.

A todo esto se suman los reclamos salariales de los periodistas. Al no tener una argentina  libre de expresión, no hay seguridad para las personas y las empresas, no hay mercados abiertos y libres, menos aún una moneda sólida ni progreso económico. Todo ello, es consecuencia de la falta de libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s