Explotacion infantil

El trabajo infantil, es un tema que nos preocupa a nivel mundial, al ver día a día niños haciendo cosas que todavía no les corresponden: uno de ellas, trabajar. El trabajo en si exige mucha responsabilidad y se necesita madurez, es por eso que los niños todavía no están aptos para hacerlo y ellos también estarían en peligro ya que son muy inocentes como para estar solos en las calles de noche o estar recibiendo ordenes que a ellos no les pertenecen, pero son muchos los casos en los que ellos tienen la necesidad de hacerlo; y lo más preocupante es que son obligados por sus padres, familiares o quienes estén a cargo del, a realizar dicha tarea . En la mayoría de los casos de trabajo infantil, los niños son obligados a desempeñar actividades muy riesgosas para su vida tales como robos a mano armada, tráfico de drogas, prostitución, entre los más recurrentes. Cada día arriesgan su vida, su salud física y psicológica, bajo condiciones de explotación, abuso, servidumbre o esclavitud.
Debido a esto, tienen la necesidad de abandonar sus estudios, es mas importante el trabajar para poder ayudar a sus padres, mantener a hermanos pequeños o simplemente para sobrevivir al abandono.

Estos menores, no saben de otro juego que no sea la sobrevivencia, se privan de muchas cosas como por ejemplo: ir a la escuela, que es lo que mas  perjudica  porque ellos no podrían tener nociones de lo que significa el aprender,  comportarse como tal y desplegar aquellas actividades que se consideran típicas en su edad: estudiar y tiempo para poder jugar.

El trabajo que los niños realizan en las calles, con parientes o en una manera independiente, plantea los mayores riesgos para su salud y el desarrollo emocional. Estos niños están en riesgo elevado que existe en las calles (accidentes de tráfico, peleas y abuso sexual, aparte de la contaminación y problemas de salud debido a cambios de temperaturas).

Según la Organización Internacional de Trabajo (OIT), hay cerca de 250 millones de niños en el mundo entre los 5 y los 14 años de edad trabajando, sobre todo en los países de desarrollo. De ellos, casi la mitad (unos 120 millones) trabajan todos los días del año a tiempo completo. El trabajo en los primeros años de la infancia quizás tenga efectos más significativos  en las niñas, acentuando la discriminación entre los géneros e impidiendo su acceso a la educación y a otras oportunidades.

  • Las causas son múltiples, he incluyen: pobreza, violencia, maltrato familiar, patrones culturales, falta de oportunidades, de calidad y cumplimiento de la obligatoriedad de la educación.
  • Marginación social y extrema pobreza: La familia en general carece de las condiciones necesarias de          subsistencia y hace que los niños trabajen para mantener la economía familiar.
  • Redes de explotación infantil: Múltiples redes del crimen organizado trabajan en todo el planeta para usar a los niños y niñas en sus propósitos económicos, como la prostitución o la de hacerlos mendigos

 

En Argentina está prohibido el trabajo de menores de edad y solo pueden trabajar menores de edad mayores de 14 años en empresas de familia, en jornadas de no más de tres horas diarias y que no impide su asistencia escolar. Los menores entre 16 y 18 años pueden trabajar con autorización de los padres.

Según un estudio de UNICEF cuatro millones de chicos, el 30% de los niños y adolescentes argentinos que tienen entre 0 y 17 años, son pobres. Y entre ellos, el 8,4% —unos 350.000— los son en extremo. La cifra la publicó Unicef y da cuenta de una situación alarmante en cuanto a la pobreza medida no en términos de ingresos sino en condiciones generales.

El estudio es una nueva medición que lanzó el organismo internacional de la infancia. Su característica principal es que se valió de los pocos datos oficiales existentes en la Argentina para elaborar el panorama de la infancia y adolescencia vulnerable en el país. El resultado es un panorama que cierra a fines de 2015 y que también muestra que la Asignación Universal por Hijos no estaría llegando al 45% de los chicos pobres. Esto se debe a que muchos no tienen DNI, les falta información o no cumplen condiciones como la pertenencia al sistema educativo.

 

En el mes de abril, se publico que el mate, la bebida nacional de argentina, esconde una dura y cruenta realidad: el trabajo infantil.

Patricia Ocampo, la coordinadora de Sueño para Misiones, una ONG que busca erradicar el trabajo infantil a través de un sistema de certificación para que la yerba no haya sido cosechada por niños, habló con CNN Radio de su trabajo para concientizar a los argentinos y a la dirigencia política.

Según Ocampo, de quienes trabajan en los campos yerbateros el 40% no tiene agua potable, el 56% vive en tierra fiscal, el 22% de niños y sus padres viven en carpas improvisadas y el 60 % no tiene cobertura social. Asegura que los niños que trabajan en el campo tienen entre 4 y 14 años y son tratados como “esclavos”.

“Cuando hablo de trabajo esclavo, hablo de personas que trabajan en muy malas condiciones y mal pagas. Económicamente no les pagan bien. Son sueldos muy bajos… Las condiciones son malas, duermen bajo carpas, en lonas”, dice Ocampo.
Desde la organización “Un sueño para misiones” publicaron un petitorio en la plataforma Change.org, basado en la consigna: “Me gusta el mate… Sin trabajo infantil”. El objetivo es aunar fuerzas para que su proyecto sea tratado en el Congreso de la Nación. La meta son 100.000 firmas y vos podés sumar la tuya, acá. Hasta el momento, más de 50.000 argentinos ya adhirieron a la causa.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s